6 Consejos indispensables para limpiar y cuidar tu piel

Cómo cuidar la piel

Imagen recuperada de pexels.com

Todos queremos tener una piel perfecta, pero para lograrlo tanto en nuestro rostro como en nuestro cuerpo, debemos adoptar hábitos de limpieza diarios, utilizar los elementos y accesorios adecuados, así como implementar los tratamientos y cuidados que nuestra piel necesita.

¿Quieres saber cómo lograr una piel radiante? Sólo debes seguir estos pasos:

1. Conoce tu tipo de piel

Somos únicos y diferentes, por lo tanto, no todos tenemos las mismas necesidades, más si hablamos de cuidar nuestra piel. Tal vez lo que es bueno y le sirve a una persona, no genere los mismos resultados en ti o simplemente no te haga bien.

Es por eso que, en ocasiones, terminamos tan decepcionados de los productos que compramos, porque no nos detenemos a pensar si realmente son lo que nuestra piel necesita en ese momento.

Antes de comprar el producto maravilloso que te recomendaron o gastar en esa crema milagrosa de la que todo mundo habla, comienza por conocer tu piel.

Ya sea grasa o seca, madura o joven, normal o sensible, obsérvala y ve cómo se comporta desde el momento que despiertas hasta que vuelves a la cama para dormir.

Tipos de piel

Imagen recuperada de «pexels.com»

¿Notas que tu cara comienza a brillar con el paso de las horas?

Posiblemente tienes piel grasa.

¿Sientes tus tobillos y codos agrietados en el transcurso del día?

Son indicios de que tu piel es seca.

Cuando limpias tu rostro con jabón ¿Observas que se irrita y torna de color rojizo?

Es probable que tengas piel sensible.

2. Utiliza los productos adecuados para cuidar tu piel

Seguramente has llegado a creer que es imposible poder elegir entre todas las opciones de productos que existen para mejorar el aspecto de la piel. Ves tantas marcas, ingredientes y beneficios, que terminas escogiendo el mismo de siempre o uno que al final hace brotar esos granitos tan indeseables.

Aunque no lo creas, existen aceites que son excelentes para el cutis graso, a pesar de que se tenga la idea de que su uso generará mayor oleosidad en la piel. Por eso, hay que ser muy cuidadosos y conocer cuáles son los componentes de cada producto y cuál es su función.

Si decides visitar una tienda departamental o especializada en cuidado personal, acércate a las personas que trabajan ahí. Ellos podrán ayudarte y hacer un diagnóstico rápido para decirte cuál es tu tipo de piel y qué ingredientes debería tener el producto que estás buscando. Justo ese es el plus o beneficio adicional que te ofrecen este tipo de tiendas.

Productos para cuidar la piel

Imagen recuperada de giphy.com

En caso de que quieras hacer tu compra en una tienda en línea, de autoservicio o hasta por catálogo, busca toda la información que te brinden acerca del producto.

Revisa cuidadosamente las características del producto como ingredientes, beneficios, forma de aplicación, y hasta reacciones adversas.

Al comprar en línea, podrás tomarte el tiempo que quieras para leer, entender y hacer todas las comparaciones que creas necesarias hasta llegar al producto ideal para ti.

4. Apóyate en herramientas y artículos especializados

Los productos como jabones, esencias, tónicos y aceites cumplen con su función en nuestra piel por sí solos, pero podemos “echarles una manita” y lograr que los beneficios que prometen sean mayores o se reflejen más rápido y mejor.

Limpiar tu rostro y cuerpo directamente con tu jabón en las manos no tiene el mismo efecto que hacerlo con un cepillo o esponja especial.

Existen diferentes tipos y formas, dependiendo de lo que busques lograr. Puedes encontrar desde artículos exfoliantes, que te ayudarán a darle una limpieza más profunda a las partes que desees, hasta productos hechos de materiales relajantes cuya función es disminuir el enrojecimiento, la hinchazón o el dolor.

Accesorios para cuidado de piel

Imagen recuperada de «shutterstock.com»

4. Protege tu piel ante cualquier cambio climático

No olvides que el mayor enemigo de la piel son los rayos del sol. Sin importar cuánto la limpies, humectes o intentes cuidar tu piel, el paso más importante es protegerla al final de tu rutina de limpieza.

Los rayos UVA y UVB son los más dañinos para la piel, ya que nos exponemos a ellos todo el tiempo. No importa si vives en la ciudad, en la playa o si el cielo está despejado o lleno de nubes, los rayos siguen ahí. Son los principales causantes de arrugas, manchas e incluso cáncer cutáneo.

Cómo proteger la piel

Imagen recuperada de «pixabay.com»

Está comprobado que, al llegar a la vejez, la piel tanto del rostro como del cuerpo presenta mayor plenitud y vitalidad en personas que han utilizado protectores solares a lo largo de su vida. Así que ya sabes, antes de salir de casa, aunque solamente vayas a tu trabajo o escuela, recuerda ponerte bloqueador o filtro.

5. Cuida tu alimentación y ejercítate

“El interior es lo que cuenta”. Muchos no entendemos la importancia de esta frase ni lo que significa cuidar nuestros hábitos alimenticios. Creemos que es suficiente con cuidar la apariencia externa, pero una cosa va de la mano con la otra, como diría nuestra abuelita 💖

Si realizas 5 comidas al día; comes varias raciones de verduras, realizas actividad física de manera frecuente y siempre te mantienes hidratado con agua natural, tu piel tomará el agua que se encuentra en ti y no buscará mayor hidratación en agentes externos.

Alimentación para cuidar la piel

Imagen recuperada de «pexels.com»

Si te maquillas y has notado que los productos que utilizas duran mucho menos de lo que prometen, seguro es porque tu piel necesita humectación y en consecuencia, absorbe todo lo que aplicas en tu rostro.

Cuidar tu alimentación y ejercitarte, no sólo te mantiene en buen estado físico, sino que también ayudará a que tu piel luzca y se sienta mucho mejor.

6. Crea una rutina y sé constante

Haz un paso a paso de los productos que utilizarás antes y después de bañarte. Recuerda que lo ideal es primero limpiar, después humectar y al final proteger.

Poco a poco, irás acostumbrándote a realizar estas acciones y con el paso del tiempo, las harás de manera sistemática, fácil y rápida.

Rutinas para cuidar la piel

Imagen recuperada de «giphy.com»

Cuidar tu piel no debe ser algo difícil y mucho menos imposible. Puedes lograrlo si te lo propones y comienzas a hacer tu rutina con frecuencia.

Ninguna piel es perfecta, todas tienen sus propios detalles o problemas, pero debes estar consciente de que tener una piel bonita no se logra de la noche a la mañana, se requiere tiempo, paciencia y mucha voluntad.

Te recomendamos leer: Guía para no subir de peso durante las fiestas navideñas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.