6 Secretos para viajar ligero

Imagen recuperada de «pixabay.com»

Viajar es una experiencia increíble, pero hacer maletas, no tanto. Aprende a disfrutar del proceso con los prácticos trucos que te compartimos a continuación para viajar ligero.

1. Una semana, no más

Empaca poco a poco una semana antes de partir. Es muy fácil desesperarse si decides preparar tu maleta una noche antes de tu viaje. “Tienes que tomar muchas decisiones y hacerlo de forma rápida, pues lo que menos te sobra es tiempo. Por lo tanto, olvidarás cosas o incluirás otras que no necesitas en realidad”, afirma Donna Smallin Kuper, autora del libro de organización y limpieza Clear the Clutter, Find Happiness.

  • Día uno: haz una lista de las cosas que ya tienes y otra de las que debes comprar.
  • Día dos: agrupa la ropa, los zapatos y accesorios en un área designada.
  • Día tres: compra accesorios básicos de higiene personal en tamaño de viaje y un neceser transparente. Para ahorrar aún más espacio, compra algunos artículos, como bloqueador solar o repelente de insectos hasta que llegues a tu destino.
  • Día cuatro: para tu equipaje, haz una maleta “de prueba”. Si no la puedes cerrar porque metiste cosas de más, quita todo lo que ya no quepa.
  • Día cinco: prepara la maleta “real”.
  • Día seis: asegúrate de no olvidar nada de lo que incluiste en tu lista.
  • Día siete: agrega artículos de último momento que no hayas podido guardar antes, como tu plancha para el cabello o maquillaje.
Viajar ligero con maletas

Imagen recuperada de «pixabay.com»

2. Planea tus actividades

¿Piensas caminar mucho? ¿Irás a nadar o a bailar? ¿Cuánto tiempo te irás? ¿Tus eventos son formales o casuales? ¿Qué sabes del clima?

Parecen muchas preguntas, pero si conoces sus respuestas con anticipación, te será más fácil seleccionar lo mínimo indispensable para cada actividad y lograr tu objetivo de viajar ligero.

Es decir, si vas a la playa, no necesitas llevar todo el gimnasio para ejercitarte; opta por algo liviano como bandas de resistencia o una cuerda para saltar o practica un ejercicio en el que no requieras más que tu cuerpo, como correr a la orilla del mar.

3. Menos es más para viajar ligero

Accesorios de viaje

Imagen recuperada de «pixabay.com»

Selecciona ropa en una paleta de colores que sean fáciles de combinar o que puedas utilizar uno sobre otro. Por ejemplo, puedes llevar un par de leggings azul marino con una blusa blanca básica, una a cuadros o incluso una floreada y obtener 3 vestimentas diferentes.

«Si tu prenda no combina con al menos otras dos, déjala en tu casa (a menos que se trate de un vestido de noche para un evento formal)», recomienda Donna. Para mayor comodidad, empaca prendas de telas porosas y ligeras ya que ambas ocupan poco espacio, son fáciles de lavar y se secan más rápido.

4. No abuses de los pares de zapatos

Guardar demasiados zapatos sólo sirve para desperdiciar espacio y no te permitirá viajar ligero. La autora aconseja elegir estilos variables, como unos zapatos bajos o sandalias, que puedas usar con ropa tanto elegante como casual.

Con respecto a los tenis o botas, ella menciona que “lo mejor es sacarlos de tu equipaje y llevarlos puestos durante el trayecto a tu destino”. Otro útil tip es colocar los zapatos delgados en las bolsas externas de la maleta. Con uno o dos pares será más que suficiente.

viajar con maleta

Imagen recuperada de «pixabay.com»

5. Sé versátil

Escoge una opción con muchos compartimentos y bolsillos ocultos para guardar tus cosas, como un juego de mochila y maleta. Los artículos compactos son tus mejores aliados en estos casos.

Por ejemplo, si tu vuelo es muy largo o eres de las personas que disfrutan dormir en el avión, lleva una pequeña frazada en vez de una cobija estorbosa. Si te preocupa cuidar tu ropa, utiliza protectores para trajes o reutiliza bolsas de lavandería; de esta manera, evitarás que se arrugue o ensucie.

6. Maximiza el espacio

“Cuida lo que empacas y la forma en que lo haces”, comenta Smallin Kuper. Guarda los objetos pequeños, como aretes y pulseras, dentro de los zapatos y enrolla tu ropa en vez de doblarla.

Procura llevar puestas las prendas más pesadas e invierte en accesorios útiles como envases pequeños, cubos de compresión o bolsas organizadoras para mantener todo visible y a la mano.

Aprovechar el espacio de la maleta

Imagen recuperada de «giphy.com»

Si bien hay muchas otras cosas que puedes hacer, te sugerimos empezar poco a poco a practicar cada uno de estos consejos. Con el tiempo aprenderás a hacer una maleta que sea útil y ligera a la vez y mejorarás tus hábitos de organización en general.

Traducido por Nidhya Pérez.

Te recomendamos leer: Guía completa para elegir el mejor tipo de toalla

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.