Cómo decorar tu recámara en pareja

 

Antes de casarnos, mi esposo y yo estuvimos saliendo durante años, así que supuse que lo conocía como a la palma de mi mano.

Sin embargo, la cruda realidad se hizo presente cuando llegó el momento en que decidimos vivir juntos y me tocó decorar nuestro primer departamento, particularmente la recámara en pareja.  

Yo sabía que a él le gustaba llenar las paredes con imágenes de aviones, cuadros decorativos y cosas relacionadas con su equipo de fútbol favorito (así estaba decorada su casa durante nuestro noviazgo) y, si bien nunca me encantó ese tipo de decoración, pensé que cuando compartiéramos un espacio tan personal, estaría de acuerdo con lo que yo escogiera.

No podía estar más equivocada.

Imagen recuperada de «giphy.com»

No sólo me dio una opinión, sino miles. Nuestros gustos y preferencias eran tan diferentes que difícilmente nos poníamos de acuerdo en algo; hasta la decisión más simple se volvía todo un debate. A causa de esto, durante años dejamos muchos proyectos a medias ¿Te suena familiar?

La buena noticia es que si tú y tu pareja están pasando por la misma situación, aún están a tiempo de lograr un equilibrio en la decoración que decidan, sin poner en riesgo la paz de su relación. Hemos tomado algunos consejos de expertos en el tema y queremos compartirlos contigo.

Planear la recámara en pareja antes de actuar

La arquitecta Alla Kazovsky, fundadora de allaDIYally.com, un sitio web especializado en temas de diseño y planificación de espacios, recomienda hacer un plano de la recámara. Aunque implique un esfuerzo extra, esto les ayudará como pareja a concentrarse en el espacio que tienen disponible y en cómo mejorarlo, en vez de pensar en sus diferencias.

Planear en pareja

Imagen recuperada de «realtybiznews.com»

Empiecen por hacer un mapa del largo y ancho de la habitación, la ubicación de las ventanas y puertas y también hacia dónde se abren. No olviden los detalles importantes como las columnas y la altura de los muros.

Hagan dibujos a escala de los muebles para que puedan saber cómo se verán, si es que caben en donde los quieren colocar o si hay algo de lo que deban deshacerse.

Aporten ideas y soluciones

Reúnan fotos o recortes de colores, muebles y estilos que les agraden. Hagan una lluvia de ideas exponiendo sólo lo que les gusta, aconseja Diana Kennedy de Diana Kennedy Interiors, su propia empresa de diseño interior.

Pueden usar revistas o tomar referencias de Pinterest o algún otro sitio. “Mi recomendación es que, si utilizan cuentas por separado en las aplicaciones, sólo agreguen sus cosas favoritas y cualquier comentario al respecto háblenlo de frente”, afirma.

Encuentren (por lo menos) una cosa en común

Aunque puede sonar difícil, especialmente si tienen gustos muy diferentes, traten de estar de acuerdo por lo menos en un color, este es un buen punto para comenzar. Amy Bell, dueña del sitio web de decoración Red Chair Home Interiors, recomienda escoger juntos una gama de colores, manteniendo siempre tonos similares y coordinados.

Su recámara tendrá una apariencia más afín, incluso si el resto de las habitaciones está pintada de manera distinta.

Pintura para paredes

Imagen recuperada de «moving.bedbathandbeyond.com»

Empiecen por lo más grande

Al enfrentarse a una labor tan abrumadora como la remodelación de tu recámara en pareja, los expertos recomiendan dividir el trabajo en partes pequeñas. Sam Jernigan de Renaissance Design Consultations, una consultoría de diseño de interiores, y miembro de la Asociación Internacional de Mobiliario y Diseño (IFDA, por sus siglas en inglés), aconseja empezar por el muro principal, los muebles más grandes o por el accesorio más importante de la habitación, como un ventanal.

“Después de que pasen por el proceso en el que cada quien dio su veredicto final (recuerden hacerlo siempre de forma amable), escoger los accesorios será mucho más fácil”, agrega.

Agrupen los artículos del mismo estilo

Tal vez se inclinen por un estilo ecléctico, pero lograrlo no será una tarea fácil, sobre todo si son principiantes. Amy propone que “para olvidarse de esta presión, opten por un método más práctico y coloquen muebles, cuadros y accesorios del mismo estilo”.

Por ejemplo, el estilo vintage, que tanto está de moda, se vería mejor en la sala de estar, mientras que las piezas de estilo contemporáneo quedarían perfectas en un estudio.

Estilos decoración de recámara

Imagen recuperada de «giphy.com»

Jueguen limpio

El momento en que tienen que decidir cuáles son las cosas que se van y las que se quedan casi siempre ocasiona problemas en las parejas, especialmente si se trata de algo con una carga emocional para una de las dos partes.

Para evitar esto, lo mejor sería establecer reglas básicas antes de ponerlo a discusión. Allison Grimes, dueña del despacho canadiense de decoración y diseño Chromatics Interior Decor, sugiere ponerse de acuerdo en la razón que justificará si un objeto se conserva o no.

Si se quedan con artículos que a uno de los dos no le agrade, deben establecer un lugar específico para colocarlos. Incluso podrían renovarlos o pintarlos y así, tal vez, la otra persona los vea con mejores ojos.

Foto en pareja en su recámara

Imagen recuperada de «pexels.com»

Aprendan el arte del compromiso

Una de las primeras lecciones de compartir un espacio con nuestra pareja es que no siempre vamos a poder imponer nuestra voluntad y es justo cuando comenzamos un proyecto de redecoración que nos damos cuenta de ello.

No olviden que se enamoraron de una persona, no de sus gustos o preferencias decorativas y que es probable, si tienen suerte, que su unión dure mucho más que cualquier cosa que lleguen a comprar o tener.

“Recuerden que su relación es más importante que tener la razón”, dice Rebecca West de Rebecca West Interiors. Esto significa que, algunas veces, deberán decir sí a algunas cosas viejas, porque los recuerdos de su pareja son más importantes que una recámara perfecta.

Otras decisiones pueden implicar que acepten pagar el mantenimiento de un mueble o accesorio fino, simplemente porque es parte de los pequeños acuerdos que surgen cuando decides compartir tu vida con alguien más.

Al final, todo está permitido, siempre y cuando, primero lo platiquen entre ustedes.

Pareja en recámara descansando

Imagen recuperada de «giphy.com»

Traducido y editado por: Gabriela Rivero.

 

Te recomendamos leer: Los mejores trucos para cuidar tus muebles de madera

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.