Guía completa para elegir el mejor tipo de toalla

Cuenta la leyenda que oficialmente eres un adulto cuando sabes de esas cosas que normalmente tus padres se encargaban de comprar.

Si es que estás dando tus primeros pasos en el mundo de la adultez o ya tienes tiempo perteneciendo a él, pero no tienes ni idea de qué van las toallas, has llegado al lugar correcto.

Como expertos y expertas en el tema, hemos creado esta guía para ayudarte con tus compras, así como con el uso y cuidado de este elemento básico en el baño de todo hogar.

Material

Elegir el material de tu toalla es una elección muy personal. Aquí no hay respuestas incorrectas: se trata de decidir con base en tus prioridades.

Puede que el tipo de calidad o la durabilidad sean lo más importante para ti, pero si lo que buscas es un secado rápido, tus opciones serán diferentes. Aquí te presentamos algunas alternativas básicas de tela que puedes encontrar.

Elegir tipo de toalla

Imagen recuperada de «shutterstock»

Algodón

Las toallas más populares son las que están hechas de algodón turco, egipcio o pima; cada uno cultivado en diferentes regiones. Su confección las hace lujosas, afelpadas y duraderas. Tardan un poco en secarse, pero si quieres comodidad y absorción, definitivamente serán lo que estabas buscando.

Algodón orgánico

Si el medio ambiente es tu principal preocupación, utiliza un tipo de toalla de materiales orgánicos. Estas toallas son similares en tacto y calidad a las de algodón egipcio, turco y pima, con la diferencia de que su material de origen se cultiva sin el uso de pesticidas, herbicidas o fertilizantes.

Microfibra

Se trata de un tipo de toalla hecha con una fibra artificial. Estas toallas no ocupan mucho espacio y se secan muy rápido, por lo que son el complemento ideal para viajar y para esos espacios reducidos. No son las más lujosas, pero definitivamente merecen un lugar en la lista.

Viscosa de bambú

Otra fibra sintética, pero proveniente de la planta de bambú. Por lo general, se mezcla con algodón. Al igual que el algodón turco, estas toallas tienen un brillo sedoso.

¿Para qué las vas a usar?

Tamaños de toallas

Imagen recuperada de «shutterstock.com»

Al momento de comprar, considera el uso principal que le darás a tus toallas. Ya que en los baños se usan con mayor frecuencia, puedes basar tu elección en los materiales anteriormente descritos. Si deseas utilizarlas como un accesorio decorativo y no las usarás o lavarás continuamente, te damos algunas opciones adicionales.

  • Jacquard: estas toallas tienen patrones tejidos en la tela
  • Con diseño impreso: el diseño está impreso en la superficie de la toalla
  • Con adornos: estas toallas están decoradas con bordes o adornos bordados.

Tamaño

Las toallas vienen en una gran variedad de tamaños y cada uno cumple un propósito diferente. Estos son los tipos de toalla más comunes y sus usos.

  • Toallas de baño: grandes y lujosas, son perfectas para envolverte por completo.
  • Toallas de medio baño: más pequeñas que las anteriores, la mayor parte del tiempo las usarás después de bañarte.
  • Toallas para manos: cuélgalas en el baño exclusivamente para secarte las manos después de lavarlas.
  • Toallas faciales: más pequeñas que una toalla para manos, úsalas en la regadera para lavarte la cara y el cuerpo.
  • Toallas fingertips: su tamaño también es menor al de una toalla para manos, ofrécelas cuando tengas invitados, como una cortesía cuando utilicen tu baño. Colócalas en una canasta o charola para que luzcan como parte de la decoración.

¿Cuántas toallas de cada tamaño se necesitan?

Tamaños de toallas

Imagen recuperada de «shutterstock.com»

Lo recomendable es que sean tres toallas de medio baño y faciales por persona; mientras que otras tres toallas para manos son suficientes para una familia de 4 miembros. De esta manera, puedes tener un juego en uso, otro en proceso de lavarse y uno más en el clóset.

Tip profesional: las toallas faciales se desgastan más rápido. Nunca está de más que tengas algunas adicionales a la mano.

Uso y cuidado para tu tipo de toalla

Antes que nada, es importante seguir las instrucciones que vienen incluidas en las etiquetas. Sin embargo, hay reglas generales para el lavado de toallas:

Lava las toallas cada tres o cuatro usos. Odiamos decírtelo, pero probablemente no las estás lavando con la frecuencia suficiente y es posible que tampoco las cuelgues correctamente. Para evitar el crecimiento bacteriano, cuélgalas por separado y no las encimes. También dales el tiempo necesario para se sequen completamente antes de volver a usarlas.

Evita el suavizante de telas. Estos productos cubren la fibra de las toallas y hacen que pierdan su capacidad de absorción con más rapidez.

Reemplázalas regularmente. La frecuencia depende de algunas cosas como la calidad y el número de veces con que las usas consecutivamente.

Debes reemplazar una toalla cuando ya no sea efectiva. Si tiene mal olor y no desaparece después de lavarla, también es hora de un nuevo set de toallas.

Imagen recuperada de «giphy.com»

Ahora que ya tienes más información sobre este accesorio tan indispensable, puedes tomar una mejor decisión de compra y no sentir que la estás regando (tanto) en el mundo adulto.

Traducido por Iliana Aguilar.

Te recomendamos leer: Cómo decorar tu recámara en pareja

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.