6 Pasos que debes seguir cuando se te quema la comida

Qué hacer cuando se quema la comida

Imagen recuperada de «pixabay.com»

Los desastres en la cocina sin duda son mi especialidad, créeme. Se me quema la comida, no me da vergüenza admitirlo, porque eso significa que al menos estoy cocinando, lo cual, en mi experiencia, ya es todo un logro.

La mayoría de las veces (bueno, algunas) no todo queda incomible y puedo rescatar una parte. Si bien un desastre como estos no es lo peor del mundo, lavar los trastes que se quemaron o limpiar la estufa es algo que todos quisiéramos evitar.

Para que no te estreses ni pienses en eso cada vez que cocines, tengo un proceso infalible de seis pasos que resume con exactitud lo que debes hacer cuando tus habilidades en la cocina te hagan pasar un mal rato:

1. Que no cunda el pánico

Si se te quema la comida, tu primer instinto será gritar y hacer un escándalo, seguido de intervalos de quejas y lloriqueos. No gastes tu energía, de nada te servirá. Aunque parezca toda una catástrofe, la comida quemada es sólo un percance menor que puede ocurrirle a todos al menos alguna vez (o muchas, como en mi caso).

Comida quemada

Imagen recuperada de «blazepress.com»

2. Evalúa la situación

¿Qué tan grave es? En caso de que algo se haya derramado parcialmente sobre la estufa, la comida aún puede aprovecharse, pero tu batería sin duda estará en problemas.

Si los alimentos se quemaron (como sucede con el arroz que siempre se queda pegado en el fondo de la olla), toma una cuchara o algún utensilio parecido y fíjate si hay algo que puedas salvar o se trata de una pérdida total.

Sartén para comida

Imagen recuperada de «pixabay.com»

3. Recurre al plan B

Supongamos que se quema toda la comida y nada puede rescatarse. Podrías empezar desde cero y preparar otro platillo para reemplazar el anterior; uno más sencillo que no tome tanto tiempo o para el cual no sea necesario utilizar la estufa.

También podrías elegir un camino más fácil como pedir algo a domicilio o sólo comer helado. Claro, tal vez esto se salga de la idea de cumplir la dieta o comer algo saludable, pero date chance, aligera el enojo y la frustración con un gustito.

Gato comiendo helado

Imagen recuperada de «pixabay.com»

4. Comienza a limpiar

Esta parte no es muy divertida. La comida es fácil de reponer, pero la pesadilla empieza cuando ves tu cacerola con salsa quemada en el borde, una olla salpicada con manchas de arroz (es increíble cómo se puede ver el contorno de cada grano) o un plato pintado de pasta como consecuencia del desafortunado accidente.

Los requisitos principales son manos fuertes y un buen cepillo de cocina, así tus ollas y sartenes volverán a ser tus aliados de siempre. Acelera el proceso con ayuda de un jabón para platos y no olvides utilizar guantes.

CONSEJO: lamentablemente tu lavavajillas no se limpiará por arte de magia 😔. Antes de poner tus utensilios y ollas en el lavaplatos, intenta quitar esas manchas y deshacerte de las áreas quemadas inmediatamente después del incidente. Créeme, lavarlas después nunca funciona.

5. Limpia la estufa

Si el accidente ocurrió en el horno, tienes un punto a tu favor. Puedes activar la función de lavado automático mientras le dedicas tu atención a cosas más importantes (como buscar recetas para alimentos que no se quemen con tanta facilidad).

Pero si lo que cocinabas hirvió y se derramó en toda la estufa, sólo hay una solución: necesitas un limpiador de cocina que te rescate.

Asegúrate de elegir el producto adecuado para tu superficie y talla esas manchas. Sabemos que es un trabajo duro, pero no te desesperes.

Imagen recuperada de «pixabay.com»

6. Aprende la lección

Aún me cuesta trabajo este paso, porque todos los accidentes ocurren cuando me distraigo. Aunque ya sé que no debo apartar los ojos de la olla, no puedo evitar entretenerme con un mensaje de texto o con mi mascota y, sin darme cuenta, la comida se arruina.

Hasta que aprenda a concentrarme en cocinar, estoy segura de que me seguirá sucediendo en el futuro. Pero al menos, ahora sé qué hacer cuando esto pase y espero que tú también. 😉

Imagen recuperada de «giphy.com»

Traducido por Amparo Arévalo.

Te recomendamos leer: Receta vegana para Navidad

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.