Popotes ecológicos: una breve guía para elegir el mejor

Es importante reconocer que el uso de popotes no siempre es necesario, la mayoría de las personas podemos prescindir de ellos. Sin embargo, si de verdad los necesitas o te resulta más cómodo para algunas bebidas, siempre es mejor optar por las opciones que dañen menos a nuestro planeta.

La mayoría de los popotes ecológicos, cuentan con ciertas características en común. Los puedes encontrar en diversos modelos, con diámetros y alturas distintas, completamente verticales o con curvatura. Esto último te permite meter el popote en la bebida sin que se hunda por completo, pues se sostiene en la orilla o en la tapa del vaso.

Si el tema es la higiene, no tienes mucho de qué preocuparte: suelen venir con un cepillo especial para tallarlos por dentro con facilidad y así quedarte con la tranquilidad de que estás utilizando un producto limpio.

Pero entonces, ¿en qué se diferencian? Aquí abajo te contamos sobre las características que hacen especiales a cada opción de popotes sostenibles y así puedas elegir la que mejor se adapte a tu estilo de vida.

Popotes ecológicos de acero inoxidable

La ventaja principal de este material es que es resistente y duradero. Puedes disfrutar de las bebidas que más te gustan (ya sean simples, gasificadas o espumosas), sin temor a que terminen dejándote un sabor metálico.

Definitivamente, son una buena opción para llevarlos contigo. Basta con que los guardes en una bolsa de tela y los tengas siempre en tu bolsa o mochila para cuando los necesites. Después de utilizarlos, asegúrate de secarlos con una servilleta para que no guarden humedad en lo que llegas a casa a lavarlos. El acabado liso del acero te da la ventaja de lavarlos fácilmente sin que guarden olores o sabores.

Popotes de acero inoxidable
Imagen recuperada de «shutterstock.com»

Un “inconveniente” que le encontramos es que el metal es buen conductor térmico, así que si estás tomando algo helado, tus popotes ecológicos se pueden enfriar mucho. Esto puede ser una desventaja si eres muy sensible, pero si no, realmente son sólo los primeros sorbos los que pueden resultar incómodos. Eso sí, nunca se te ocurra usarlos con bebidas calientes.

Es una excelente alternativa si eres una persona cuidadosa que no tiende a perder sus cosas, pues es una inversión que bien puede durarte toda la vida.

Vidrio

El vidrio es un material amigable con el medio ambiente, libre de químicos tóxicos, por lo que puedes sentirte seguro de que no liberará ninguna sustancia dañina en tu bebida. Además, estos popotes ecológicos son los más elegantes que podrás encontrar; su transparencia les da un aspecto sofisticado que pocos materiales tienen. Son muy lucidores, especialmente en smoothies, porque puedes ver todos los colores y texturas de tu bebida subiendo mientras le das un sorbo.

Popotes de vidrio
Imagen recuperada de «shutterstock.com»

Mucha gente piensa que por ser de cristal, corren el riesgo de que se rompan mientras los usan, pero están hechos de un vidrio más grueso y resistente. Si bien esto no los hace irrompibles, sí tendrías que hacer algo muy raro para que se te rompan en la boca. De cualquier forma, es mejor dejarlos para usarlos únicamente en casa.

El modelo más común es totalmente transparente y más ancho que los popotes normales, por lo que son ideales para bebidas más espesas o con pulpa, pero también puedes encontrar de otros diámetros y en diferentes colores, incluso algunos con figuras decorativas de vidrio soplado.

Hay más ventajas que debes conocer: por un lado, al ser más gruesos, reducen el riesgo de mancharte los dientes y ofrecen una mayor protección si tienes dientes sensibles; por el otro, puedes ver en seguida si están sucios u olvidaste tallar mejor alguna parte.

Popotes de bambú

Son más baratos que los anteriores y están hechos de una planta 100% natural, lo cual los hace orgánicos y biodegradables. Esto los hace una buena opción si eres una persona que continuamente cambia de gustos o que pierde a menudo sus cosas porque si terminan en la basura, no sentirás que desembolsaste mucho dinero, además de que causarán menor impacto que los de acero inoxidable.

Lo interesante del bambú es que es una planta muy sostenible, pues no necesita mucha agua o mantenimiento y crece rapidísimo. Una desventaja es que no siempre tienen un acabado suave y liso, lo cual puede hacer que la limpieza sea más difícil e incluso propiciar que se guarden sabores de otras bebidas.

Popotes de bambú
Imagen recuperada de «www.behance.net»

Otro comentario recurrente respecto a este tipo de popotes ecológicos, es que hay que sorber con más fuerza para hacer subir los líquidos y dejan un ligero sabor a madera, lo cual puede resultar incómodo si tu sentido del gusto es muy sensible. Son los favoritos de algunas personas porque les hace sentir que en verdad están usando un producto natural, pero a otros les molesta esa sensación rústica en los labios y el paladar.

Silicón

Esta clase de popotes tienen una textura muy amigable, no se sienten raros al chocar con tus dientes, no huelen a plástico ni se te queda ese sabor cuando bebes de ellos, son resistentes al calor y funcionan bien con bebidas espesas en general.

Son muy flexibles, por lo que no importa si eliges entre uno vertical o uno con curvatura. El único detalle es que esta misma flexibilidad hace que sea más difícil meterlos en bebidas con tapa y también es más complicado lavarlos, pues se doblan fácilmente mientras los estás limpiando.

Algunos traen pequeñas marcas como puntos guía para que los dobles de ahí y sea más fácil llevarlos contigo a todos lados. Esto los vuelve muy convenientes para llevarlos de viaje, pues tampoco son de un material con el que vayas a tener problemas en las revisiones de seguridad de los aeropuertos.

Popotes plegables

Estos popotes ecológicos suelen estar hechos de una mezcla de silicón con metal. Son muy prácticos y la opción favorita de aquellos que sólo están dispuestos a  llevar algo consigo si se hace del tamaño de una nuez.

Por lo general, vienen en un estuchito muy mono junto con un accesorio para lavarlos. Esta tarea a veces no es tan práctica pues tienes que escurrirlos muy bien antes de guardarlos y recordar que debes lavarlos tan pronto llegues a casa para que no conserven humedad.

Al sacarlos, te remiten en seguida a una varita mágica, pues se van desplegando hasta quedar totalmente rígidos. Además de servirte para beber, también son muy útiles para usarlos como agitadores y mezclar perfectamente tus tragos.

Son una buena opción para viajes,  pues el mismo estuche trae un aro para que lo cuelgues en tu llavero, bolsa o donde lo consideres más conveniente para traerlo siempre a la mano.

Popotes plegables
Imagen recuperada de «shutterstock.com»

Papel

Esta es la opción menos ecológica, porque a pesar de no estar hechos de plástico, finalmente son desechables y generan basura. Hablando con toda honestidad, no hemos encontrado ninguna otra cualidad que los haga destacar. Se empiezan a sentir más blandos a los pocos minutos de uso, así que temes que se deshagan en cualquier momento. Por si eso no bastará, te dejan un sabor a cartón en la boca que no te permite disfrutar del todo tus bebidas.

Bioplástico

Se dice que este tipo de popotes es una alternativa sustentable a los plásticos tradicionales, pues están fabricados a partir de fuentes renovables como cáscaras de mango, semillas de aguacate, nopal, fibra de agave, etc. Lo cierto es que su composición puede ser engañosa, pues no siempre constituye el 100% del material con el que están hechos, sólo un porcentaje.

Popotes de semilla de aguacate
Imagen recuperada de «notitec.club

Por otro lado, no son reutilizables. Y aunque mucha gente se queda tranquila cuando compran productos “biodegradables”, hay que recordar que esto no significa que se degraden naturalmente en cualquier lugar. Tal vez sea cierto que tarden menos tiempo, pero sólo cuando están bajo condiciones específicas (temperatura, humedad, luz, oxígeno, etc.), las cuales no se pueden garantizar en el momento en que los echamos a la basura sin más.

Creemos que las acciones pequeñas como elegir alternativas reutilizables pueden ayudar a que más personas salgan de su zona de confort e integren poco a poco nuevas prácticas ecológicas en sus actividades diarias.

Reciclaje
Imagen recuperada de «giphy.com»

Dar el paso para hacer este cambio no tiene porqué ser aburrido. Elige el material y el diseño que más refleje tu personalidad y te permita relacionarte de una manera más responsable con tu entorno.

Te recomendamos leer: Estos son los productos que debes tirar para tener una alacena limpia

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.